21 elementos que te ayudarán a mejorar el branding de tu empresa

Comparte
Votos

21 elementos que te ayudarán a mejorar el branding de tu empresaCuando pensamos en marcas, solemos pensar en logotipos y nombres de empresas, con las que tenemos algún tipo de vínculo: son nuestras marcas referentes, las compramos habitualmente, etc. Sin embargo, una marca es mucho más que un nombre, una identidad corporativa y una empresa. 

 

Una de las grandes diferencias entre las pequeñas empresas que se estancan y las pequeñas empresas que crecen y optan a convertirse en una Love Mark pasa por haber trabajado correctamente la construcción de marca, más conocida como branding.

 

Para los que no conozcáis este concepto, el branding es técnica del marketing que trabaja la construcción de una marca fuerte con personalidad e identidad propia. Para ello, desarrolla la construcción de la marca teniendo en cuenta todos aquellos aspectos que influyen directa o indirectamente a la marca.


EL BRANDING ES EL MEJOR ALIADO PARA CREAR Y CONSTRUIR LA IMAGEN DE MARCA DESEADA

 

El branding es capaz de hacer que una marca deje de ser un simple nombre con un simple logotipo y que se convierta en un estilo de vida, una garantía, una aspiración personal, una emoción que se huela, se sienta, se respire, se transpire y se viva.

Pero para que una marca se convierta en todo eso, es necesario trabajar el branding de nuestra marca a nivel estratégico, e implementarlo en todos los elementos posibles que nos ayuden a construir el concepto adecuado de nuestra marca.

Hay infinidad de elementos que afectan al branding de una marca, ya que cada modelo de negocio tiene sus propias características. Sin embargo, hay varios elementos que son comunes en la mayoría de empresas que si se trabajan a nivel estratégico pueden llevar a nuestra marca a otro nivel.


Por eso, hemos querido agrupar los 21 elementos de nuestra marca que debemos trabajar con mucho mimo y cariño para que nuestra estrategia de branding consiga convertir a nuestra marca en una marca fuerte, sólida, original, con personalidad propia y que consiga captar clientes y aumentar las ventas simplemente, por ser la marca que es y por todo lo que la marca implica:

 


Naming: Una marca con carácter empieza por tener un nombre con carácter. Por eso, la elección del nombre es un punto de partida esencial que nos ayudará a crear una marca fuerte y consolidada.

 

Identidad corporativa: Un logotipo, un imagotipo, etc… ¡no importa el elemento de identidad corporativa que elijamos mientras sea capaz de transmitir la esencia y los valores de nuestra marca! No se puede construir una buena marca sin un elemento de identidad corporativa profesional.

 

Tarjetas: Las tarjetas de visita o tarjetas de empresa nos ayudan a crear y reforzar una primera impresión. Por lo que nuestras tarjetas de visita deben estar a la altura de lo que queramos que transmita nuestra marca, ya sea creatividad, seriedad, profesionalidad, calidad, etc.

Presupuestos: Otro elemento de identidad corporativa que nos ayuda a trabajar nuestra marca son nuestros presupuestos. Y no nos referimos al precio, sino a la presentación. Un presupuesto bonito, que sea capaz de transmitir lo que somos, lo que hacemos y cómo lo hacemos es capaz de cerrar una venta y crear una imagen de marca positiva que refuerce los conceptos que queremos consolidar.

Diseño de factura original de Idearium 3.0Facturas: Del mismo modo sucede con las facturas. Una factura original y cuidada muestra que es una marca original y detallista. Por lo tanto, debemos adecuar nuestras facturas, recibos, etc. a los que valores que representa nuestra marca.

Folletos: Dipticos, trípticos, brochures, flyers, catálogos, etc. hay infinidad de formatos. Pero lo importante es que cada pieza de diseño gráfico de nuestra empresa nos ayude a potenciar el concepto de marca que estamos trabajando a nivel de branding.

Carteles: Carteles, OPIS, MUPIS, Vallas publicitarias,… Toda nuestra comunicación gráfica debe ser homogénea y debe reforzar nuestra esencia, nuestros valores y todos aquellos conceptos con los que queremos que nuestro público objetivo nos asocie.

Publicidad: ya sea un spot publicitario, una cuña radiofónica, un banner o un anuncio en cualquier motor de búsqueda. La publicidad es nuestra arma persuasiva más potente para consolidar la imagen de marca que queremos transmitir, para posicionarnos en la mente de nuestros consumidores y convertirnos en marcas de referencia. Por eso, es imprescindible que se trabajen no solo a nivel de comunicación, sino también a nivel de branding, ya que solo así conseguiremos reforzar nuestro concepto de marca.

Ilustraciones: independientemente de si utilizamos ilustraciones para decorar nuestro negocio, para nuestras campañas publicitarias o para hacer más visual nuestra página web, todas las ilustraciones e iconos que utilicemos como marca deben de estar trabajados de nivel de branding.
 
Fotografías: Pasa exactamente lo mismo con las fotografías. Cualquier imagen que utilicemos debe evocar a nuestra marca y a lo que queremos que represente: La luz, el color, los ángulos, los protagonistas… todo debe girar entorno a la estrategia de branding que estemos siguiendo.

Web y el blog: Pese a que muchos se empeñen en separar la web del resto de elementos, no debemos cometer este error. Nuestra página web es el escaparate de nuestra marca al mundo. Un escaparate virtual que, bien trabajado a nivel de branding, puede ayudarnos a posicionarnos en la mente de nuestro público potencial y a convertirnos no solo en la marca de referencia, sino en la marca con la que todos nuestros clientes potenciales aspiren a tener algún tipo de relación, independiente del lugar del mundo en el que estén.

Contenido: Hoy en día se suele asociar el contenido a la web y al blog. Pero el contenido es un activo de gran valor para nuestra imagen de marca. Por eso, cualquier contenido que tenga que ver con nuestra empresa independiente del medio o el canal en el que vayamos a difundirlo debe de trabajarse de forma homogénea siguiendo la estrategia de branding de nuestra marca.

Redes sociales: La estrategia en redes sociales (Social Media Marketing) está a la orden del día. Pero para que realmente sea efectiva debe depender directamente de nuestra estrategia de branding. Porque no sirve de nada tener presencia en las redes sociales si las utilizamos estratégicamente para reforzar nuestra imagen de marca.

Posicionamiento en buscadores: En general no se suele asociar el SEO al branding. Sin embargo, trabajar el SEO en nuestra estrategia de branding es crucial, ya que estamos haciendo que nuestra marca posicione con unas palabras clave determinadas y, por lo tanto, estamos asociando nuestra marca a ciertos conceptos que deberían reforzar la imagen de marca que queremos construir.

E-mail: El e-mail es una de las herramemientas de comunicación más utilizadas. Por eso, los e-mails corporativos deben ayudarnos a construir nuestra marca. Además de hacer un buen uso de los nombres y de los dominios, la firma y el aspecto de todos los e-mails que enviamos deben consolidar la imagen de marca que queremos transmitir.

 

 


el branding de AppleAdemás, si tenemos un local físico y/o vendemos productos, debemos trabajar el branding en:

 


Uniformes: Los uniformes que utilicemos o los “no uniformes” dicen mucho de nuestra empresa y de nuestra marca, y nos ayudan a posicionar ciertos conceptos sobre cómo somos. Exactamente igual que el merchandising. Por eso, debemos trabajarlos a nivel de branding.

Personal: Nuestro personal representa a nuestra marca. Por eso, debemos asegurarnos que tanto el vocabulario como su actitud reflejan los valores de nuestra empresa que queremos transmitir.

Escaparate: Si tenemos un negocio que da a la calle, debemos utilizar el escaparate no solo para llamar la atención y para atraer a clientes potenciales, sino para transmitir nuestro valor diferencial y para que nuestro público potencial asocie nuestra marca a ciertos conceptos clave de nuestro branding.

Rótulos: Los rótulos forman parte de la identidad corporativa. Por eso, no deben ser solamente bonitos y visibles, sino que deben ayudarnos a persuadir a nuestro público potencial y a reforzar todos aquellos conceptos con los que queremos que se asocie a nuestra marca.

Ambientación: La ambientación de cualquier establecimiento nos ayuda a potenciar la experiencia que genera la marca. Por eso es muy importante que la decoración, la iluminación, la señalética e incluso el olor de nuestros locales estén trabajados estratégicamente a nivel de branding.

Packaging: Cuando vendemos productos el packaging es clave para crear asociaciones de marca. Por eso, el packaging de todos nuestros productos, así como las bolsas, papeles, sobres o cualquier elemento que utilicemos para darle el producto al cliente debe reforzar todos los conceptos de marca que queremos transmitir.


 

Además de estos elementos, hay muchísimos otros que afectan a nuestra imagen de marca y que, por lo tanto debemos trabajar a nivel de branding. Lo ideal, es realizar un estudio de branding personalizado para determinar qué conceptos debemos transmitir para crear una marca fuerte y con identidad propia y cuáles son los elementos clave que debemos trabajar estratégicamente para posicionar a nuestra marca con unos conceptos determinados.

¿Vosotros trabajáis el branding de vuestra marca?

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo