Infaltables en una buena página web

Las 3 claves para crear una página web buena y exitosa

Comparte
Votos

Como hacer una buena webComo ya mencionamos en el artículo "del negocio on-line al negocio off-line"  hay muchos estilos de páginas web: blogs, microsites, webs estáticas, dinámicas, interactivas, animadas, con base de datos, webs simples, webs creativas, webs de e-commerce, webs con e-commerce… y no todas son aptas para todos los tipos de negocio.

Cada negocio es un mundo. Sin embargo, si que hay unos requisitos mínimos que debe tener una web para que nos ayude a vender nuestros productos y servicios y nos genere beneficios.


Por eso, e independientemente del tipo de negocio que tengamos, hay que tener en cuenta estos puntos básicos que toda buena página web debe tener:

 

 


DISEÑO ULTRA ATRACTIVO:


Hay que pensar que una página web es una tarjeta de visita y un escaparate de nuestro negocio, sea cual sea. Por eso, tenemos que cuidar muy bien la imagen de nuestra web ya que será la encargada de crear una primera impresión, y dependiendo de esa primera impresión conseguiremos concretar la venta o espantar al posible cliente.



Esto que parece una obviedad muchas veces se pasa por alto y delegamos el diseño de nuestra web a un amigo, un familiar.. o alguien que tiene 4 nociones de utilizar un programa de diseño web y luego nos encontramos con páginas webs ilegibles, cutres, antiestéticas, desestructuradas, webs que no dicen nada ni invitan a navergarlas… y que para nada hacen justicia a la imagen de la empresa que representan.



Aquí tenéis algunas joyas de la corona de como NO debe ser JAMÁS una página web:

Las peores páginas web

Muy contrario a estos ejemplos, una página web siempre ha de:


  • Transmitir la esencia de la empresa que representan. Es decir, si nuestra empresa es física además tiene presencia web, es imprescindible mantener la misma estética que en nuestro establecimiento y trabajar el branding en conjunto. Eso no implica que no tengamos que adaptar algunos formatos al cliente web, pero siempre manteniendo las líneas de la marca a la que pertenece la web.

 

  • Tener una buena combinación de colores. Teniendo en cuenta los colores de corporativos, la web debe combinarlos y conjugar los complementarios, las armonías, etc. para hacer que la página web sea legible y atractiva.

 

  • Ser legible: olvidemos los grandes bloques de texto o las tipografías rebuscadas, raras o exageradas. La finalidad de nuestra web es vender, ya sea vender productos, servicios, información,... y para vender es necesario hacernos entender. Por eso, cuanto más legible sea la tipografía y el formato más sencillo será transmitir el mensaje que nos interesa.

 

  • Ser muy visual: por más que nuestro contenido principal sea lo transmitamos a través de texto, tenemos que ayudar a la lectura con imágenes, fotografías, esquemas, ilustraciones. De este modo la web será más atractiva, la información será más memorable y además invita a los usuarios a compartir la información.

 

  • Tener un diseño sencillo pero con clase. La frase de "menos es más" es perfecta para definir un buen diseño web. No por tener una home cargada de elementos, animaciones, información… vamos a tener una mejor página web. Sino todo lo contrario. Las mejores webs suelen ser las más sencillas pero a la vez las que no tienen nada puesto al azar.




USERFRIENDLY:


Muchas empresas cuando hacen sus webs las hacen mirándose a si mismos y estructuran las webs con información que es totalmente irrelevante para el usuario. Pestañas como "organigrama", "misión, visión y valores",… son para poner en un plan de negocios, pero no para incluirlas en una página web o no al menos como un elemento principal.

Una buena web debe estar pensada para el usuario, y eso implica entender al target on line de nuestra web y estructurar la página en función a la navegación que él haría.

Parece complicado pero en realidad no lo es tanto. Pasa por estudiar y segmentar al tipo de cliente que tenemos o por seleccionar al tipo de cliente que queremos  y diseñar la estructura de la web pensando en cómo navegarían por ella.


Pondremos un ejemplo:

 

Supongamos que tenemos una empresa de bolsas de plástico para el pequeño comercio. Desde el lado empresarial, lo más probable es que cuando vayamos a realizar la web quiera varias pestañas y le pongamos el nombre del tipo de bolsas que tenemos para mostrar que sabemos y que tenemos de todo, por lo que seguramente tendríamos pestañas llamadas: "Bolsas de polipropilenos", o "bolsas PEBD y PELD".

Pero hay que tener en cuenta que nuestro posible comprador no es un gran entendido en bolsas, materiales o químicos, por lo que en la web buscará "bolsas de plástico", y si al entrar a la web no encuentra "bolsas de plástico", pese a que las tenemos solo que están clasificadas por el nombre profesional, probablemente saldrá y seguirá su búsqueda en otra página.



Lo cierto es que si conseguimos entender cuál es el insight que mueve a nuestro target objetivo y lo aplicamos a la estructuración y al diseño de nuestra web será mucho más fácil convertir las visitas en compras.



Pero una web userfriendly es mucho más que estar pensada para el usuario a nivel estructural, sino que también se debe tener en cuenta cómo se conecta el usuario y hacerla "responsive". Es decir, que se adapte a los diferentes dispositivos desde los que entrará nuestro target objetivo: smartphone, tablet, netbook, notebook, PC..

Para ello, solo hay estar al día sobre los hábitos de consumo de internet y entender que las webs del presente ya deben ser aptas para todo tipo de dispositivos porque cada vez hay más usuarios que se conectan a internet desde móviles, tablets, etc.

Cada vez que un internauta intenta ver tu web desde su móvil y que no se vea porque no está optimizada para su smartphone, estas perdiendo una posible venta y un cliente potencial.



Además, una buena web que pretenda fidelizar tiene que ser dinámica, es decir, tener elementos variables. Porque si nuestra web siempre es exactamente igual, el cliente entrará una vez y no entrará más. Incluir un blog en nuestra web suele ser una muy buena opción siempre que seamos constantes con las publicaciones. Del mismo modo que cualquier otro elemento que aporte dinamismo, tenemos que actualizar los contenidos periódicamente para que sea atractivo e interesante para el visitante. El trato que hagamos del contenido será la clave del éxito para que tengamos visitantes asiduos o que por el contrario tengamos visitantes únicos.



Y la mejor manera de fidelizar, de darnos a conocer y de implicar al usuario es haciendo una web donde las redes sociales tomen protagonismo. Es decir, debemos incluir las redes sociales que más se ajusten a nuestro tipo de negocio y a través de ellas, fomentar la interactividad: comentarios, compartir material, votos,… Ésto, además que hará que nuestra web sea más interesante, nos permitirá abrir nuevas vías de atención al cliente, conocer la opinión del usuario gracias al feedback que nos den, dará credibilidad y aportará seguridad y fiabilidad a nuevos posibles clientes ya que valorarán los comentarios que otros internautas hayan dejado y nos ayudará a darnos a conocer sin necesidad de invertir en comunicación o publicidad.




PROGRAMACIÓN HTML:


Otro de los grandes pilares de una buena página web es la programación con la que está hecha.


Por eso, la programación de una web no puede dejar de lado estos elementos:


  • La programación tiene que facilitar la carga rápida. El usuario 2.0 lo quiere todo "ya". Pocos son los que esperan 5 segundos para que se cargue una página. Por eso, las buenas páginas web tienen que crearse y programarse de manera que tarde lo mínimo posible en cargarse. Eso en muchos casos implica usar imágenes adaptadas a resolución web, servirnos de páginas externas para incrustar vídeos, y sobretodo no cargar la web con programación basura.

 

  • La programación tiene que ser legible para los buscadores. Para todos aquellos que aun tienen la web realizada en flash ¡es hora de renovarse y rehacer la web! El flash, al igual que otros programas que trabajan con paquetes cerrados de información hace que los buscadores no puedan leer su contenido. Eso hace que sean páginas más pesadas, más lentas y que en muchos casos sean inexistentes para los buscadores. Y si no nos encuentra el buscador, menos nos encontrará el cliente. Por eso hay que realizar las páginas webs con programación HTLM. En la actualidad y con HTLM5 podemos realizar una página web rápida, bonita, práctica, podemos crear animaciones, etc. sin tener que sacrificar nuestro posicionamiento web o la interactividad.

 

  • Tiene que ayudarnos a posicionar mejor en los buscadores. Por eso, es muy importante que nuestra web tenga presente las estrategias de SEO en la programación. De este modo, será más fácil que la web tenga muchas visitas de potenciales clientes y no de internautas perdidos.





En realidad, tener una buena página web es tarea fácil si se confía la tarea a especialistas en la materia (aprovecho el momento para la auto-publicidad porque un buen ejemplo podríamos ser nosotros)


Sin embargo, todavía son muchos los empresarios que creen que una página web es un gasto y no una inversión que les puede dar una gran rentabilidad con un esfuerzo muy inferior a lo que supondría la publicidad convencional, un gran cuerpo de ventas, etc. pese a que, en realidad, una página web bien hecha es casi un requisito mínimo que todas las empresas que quieran ser competitivas deberían cumplir si quieren mantenerse en el mercado y generar beneficios.


¿Y vuestra web ya cumple todos los requisitos de "una buena página web"?

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo