Los 5 pecados capitales del marketing

Comparte
Votos

 

Todas las empresas quieren tener presencia en internet.

 

Para ello, lo normal es aplicar una estrategia de marketing on-line.
Algunas empresas crean su estrategia de forma intuitiva, en función de su experiencia, creencias, percepciones…

 

Otras, crean su estrategia de manera más organizada mediante agencias de marketing y publicidad especializadas o no en el mundo on-line.



Sea como fuera, hay 5 errores comunes que se suelen cometer al realizar una estrategia de marketing on y off line:

 



1) Creer que si algo gusta a unos pocos, gustará igual a todos

 

La frase de que no hay dos personas iguales se aplica perfectamente a este concepto. Cada persona tiene sus gustos, preferencias, emociones, sensaciones, reacciones, interpretaciones… ligadas a su cultura, su entorno, sus vivencias, su ideología, sus creencias, etc. Por eso, no hay que generalizar y hacer un estudio específico del mercado, de los clientes y de los clientes potenciales para poder determinar qué, cómo y por qué nos necesitan y cómo podemos satisfacer esas necesidades.



2) No segmentar el mercado

 

Por mucho que nos cueste creer, no todo el mundo es un potencial cliente de nuestros productos o servicios.
Por eso, cuando ya hemos estudiado el mercado y hemos definido las tipologías de clientes y potenciales clientes que hay, debemos  segmentar el mercado y focalizar la estrategia on-line únicamente en el segmento elegido para poder rentabilizarlo. De este modo optimizaremos nuestros esfuerzos e inversiones y podremos obtener mayores beneficios.

 

3) Creer que porque una estrategia nos haya funcionado, nos seguirá funcionando siempre

 

La frase renovarse o morir es perfecta para la ocasión. El mundo cambia a una velocidad vertiginosa. Lo que ayer era moda hoy está desfasado. Y a la misma velocidad que cambia el mundo, cambian los hábitos de consumo, las necesidades de las personas y la manera de entender dicho consumo. Hace 15 años nadie se iba a imaginar que desde el sillón de su comedor podría comprar unas vacaciones, o hablar y ver a una persona que está a más de 15.000km de distancia.
Por eso es muy importante mantenerse actualizado, e ir haciendo estudios de mercados periódicos para no perder el rumbo evolutivo de la industria en la que se mueve nuestra empresa.

 

4) La competencia no importa

 

Subestimar o ignorar a la competencia nunca fue buena estrategia. Si bien es cierto que no es aconsejable centrar nuestra estrategia en la competencia, tampoco podemos olvidarnos de que existe y de que tiene los mismos objetivos que nosotros: conseguir clientes y aumentar beneficios. "ten a tus amigos cerca, y a tus enemigos aun más cerca" Por eso, nunca hay que perder de vista a nuestra competencia: qué hace, cómo lo hace y por qué lo hace. Es muy recomendable hacer análisis periódicos de la competencia e incluso algunas acciones de mistery shopping para evitar que nos roben cuota de mercado.

 

5) El cliente no sabe lo que quiere

 

El cliente es más sabio de lo que muchas empresas piensan. Además es el aliado más poderoso que podemos tener. Cada opinión, crítica, comentario, consejo, queja… que tengamos de un cliente es una oportunidad para mejorar, para conocer mejor sus necesidades, y para poder satisfacerlo, captarlo y fidelizarlo.




¿Añadirías algún otro pecado capital?

 

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo