Planificar o no planificar, esa es la cuestión

Comparte
Votos

Planificar es muy importante para las empresasTodavía son muchas las PYMES que no se animan a adentrarse en el mundo del marketing, el diseño y la comunicación por falta de conocimiento, presupuesto…

 

Obviamente es un gran error, ya que tanto el marketing, como el diseño, como la comunicación son elementos fundamentales de toda estrategia empresarial y pueden marcar la diferencia entre una empresa exitosa y una que fracasa.





Lo cierto es que la falta de planificación es una de los 5 motivos más comunes por los que termina fracasando una empresa.

Y la principal diferencia entre las grandes empresas (que no es lo mismo que las empresas que se hacen grandes) y las pequeñas empresas, es que son exitosas porque planifican.



Hemos de tener en cuenta que, tanto si realizamos un plan de marketing como si realizamos un plan de comunicación, planificar nos va a servir para:



  • Darnos cuenta de en qué punto exacto se encuentra nuestra empresa
  • Hacernos entender cómo hemos llegado a este punto
  • Mostrarnos dónde podríamos estar
  • Indicarnos cómo podemos llegar al lugar donde queremos estar
  • Analizar si realmente estamos yendo donde queríamos ir




Esto que a priori parece una obviedad, es justamente por eso, por ser una obviedad, se pasa por alto y se terminan realizando esfuerzos y gastos innecesarios.

Pero lo cierto es que, tanto un plan de marketing como un plan de comunicación son la brújula más útil que podemos utilizar para nuestro negocio, porque nos harán marcarnos unos objetivos y fijar un rumbo para conseguirlos.



Como siempre, lo ideal es que algo tan importante como crear una estrategia que marque el rumbo de tu empresa, ya sea a nivel de marketing como de comunicación, sea trabajada por profesionales de marketing y comunicación.

Pero en el caso de que algún empresario "multiusos" o algún emprendedor bajo de presupuesto quiera introducir a su empresa en el maravilloso y exitoso mundo de la planificación, la estrategia y el rumbo, aquí les dejamos unas pautas que no deben faltar nunca en ningún plan de marketing o de comunicación:



1) Para entender dónde estamos debemos saber qué hemos hecho hasta ahora.

Si somos una empresa nueva este apartado será mucho más fácil. Pero si somos una empresa con una determinada trayectoria deberemos ser conscientes de qué hemos hecho desde qué nació la empresa hasta ahora y qué hemos hecho para llegar a la situación actual: historia de la empresa, acciones realizadas de marketing, de comunicación, de recursos humanos, evolución de los productos y servicios, resúmenes de ventas, de facturación,… Cuanto más claro tengamos los orígenes más fácil será evaluar la situación actual, definir unos objetivos y crear acciones y estrategias adecuadas para conseguir nuestros objetivos.  




2) Ahora que sabemos dónde estamos y porqué hemos llegado ahí debemos plantear unos objetivos: "Estamos aquí pero podríamos/deberíamos estar aquí." Para los amantes de marketing, es el momento del DAFO o FODA y de estudiar pacientemente las debilidades, las amenazas, las fortalezas y las oportunidades para poder establecer unos objetivos que queremos alcanzar. Por eso, y tras un riguroso estudio de nuestra situación actual y de cómo hemos llegado a ella, debemos definir nuestros objetivos, tanto primarios como secundarios: aumentar la participación de mercado, mejorar mi posicionamiento en la mente del consumidor, aumentar las ventas, ganar nuevos clientes, convertir fans de las redes sociales en clientes, mejorar mi visibilidad en los buscadores, recuperar la credibilidad, dar a conocer un nuevo producto,… ¡hay tantos objetivos como posibilidades! y la estrategia que realizaremos dependerá exclusivamente de los objetivos que nos hayamos propuesto cumplir.



3) Ya sabemos a qué destino final queremos llegar (objetivos), ahora solo nos falta elegir el camino por el cuál llegaremos mejor: la estrategia a seguir. Y para desarrollar la estrategia, independientemente de si estamos realizando un plan de marketing o de comunicación debemos  tener en cuenta:






    • Pero a la vez, debemos ser fieles a nuestra empresa, marca, producto, servicio… y a sus valores. Eso implica que hay que encontrar el vínculo entre los valores de la marca y los valores del público para encontrar la estrategia más adecuada. Para ello, nosotros recomendamos entender a la marca como si de una persona se tratase. De este modo La estrategia depende de los objetivos, de la empresa y del clientees más fácil identificarla, darle unos valores, una personalidad, un lenguaje… y será mucho más sencillo encontrar nexos racionales y emocionales entre el target y nuestra marca y definir una buena estrategia de marketing o de comunicación.




En función de los objetivos, el target y la esencia de nuestra marca, saldrán el resto de elementos de la estrategia: el mensaje, el tono, la estética, las acciones, los medios, la frecuencia, la duración...



4) Y todo buen plan que se precie, debe tener un seguimiento y control adecuado, ya que es la única manera de evaluar si ha tenido el éxito esperado, si se han cumplido los objetivos, si es necesario hacer modificaciones,… "queríamos llegar a este objetivo pero ¿lo hemos conseguido? ¿porqué hemos conseguido el objetivo A y no el B?..."

 

 

Obviamente, esto es una versión muy resumida que solo pretende mostrar las ventajas que aporta la planificación y los elementos comunes que hay que tener en cuenta en cualquier plan. Pero, además de los elementos comunes mencionados en este artículo, tanto el plan de marketing como el plan de comunicación tienen infinidad de elementos individuales que se deben trabajar para asegurarse el éxito del mismo.

Por eso, es altamente recomendable dejar tanto el análisis como la estrategia en manos de profesionales del marketing y la comunicación, ya que estos serán capaces de sacarle el máximo partido a la estrategia de nuestra empresa.

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo