El Boom de la e-compra colectiva

Comparte
Votos

¿Aun no perteneces a algún Club de compras on-line? Privalia, Lets Bonus, Groupon, Buy Vip, Ofertix... son algunos de los Clubs de compras on-line más conocidos.

¿Cuál es su estrategia para vender tanto? ¿los descuentos que ofrecen? ¿la variedad de productos que tienen? ¿la calidad y las garantías que dan? No no engañemos. Esos factores influyen, pero el más decisivo es la capacidad de incentivar nuestro lado más impulsivo. El “compra ya o vas a perder una oportunidad única”



El lado emocional aflora dejando de lado al racional y terminamos comprando por miedo a después sentirnos tontos por no haber aprovechado esa oportunidad “única” que nos ofrecen.



¿O no te has sentido tentado con alguna súper oferta colectiva que ha llegado a tu mail en la que si no te decides a comprarla en menos de 4h perderás ya jamás podrás aprovecharte de ese gran ofertón?

Aunque, como bien dice el artículo de Puro Marketing que el cliente se ha vuelto más racional y medita más sus compras, lo cierto es que los clubs de compras colectivas on-line, han sabido contrarrestar esta tendencia y la han explotado al máximo.

 

¡Hay club de compras de todo! Ropa, viajes, vinos, decoración, restauración, ocio... Y por supuesto los genéricos, donde puedes encontrar ofertas de lo más variopintas: desde un Rolex al 50% de su precio habitual, hasta una operación de cirugía plástica al 67% de su precio (a elegir entre una mamoplastia o una lipólisis láser)

 

Pero, ¿es ético vender cosas tan serias como una cirugía estética de esta manera? ¿es legal?
Es decir, se supone que algo tan serio y peligroso como una cirugía (estética o no) que implica entrar a quirófano y poner la vida en peligro a causa de una infinidad de complicaciones que pueden haber, debería ser una decisión 100% reflexiva, meditada, consensuada con familiares, amigos e incluso psicólogos... y no una decisión apresurada e impulsiva (ya que tienes menos de 24h para decidir la compra del cupón). No debería estar basada únicamente en la presión ejercida por la posible pérdida de la oferta y un descuento muy tentador.
Obviamente, las personas que no están interesadas hacerse una cirugía no van a tener en cuenta esta oferta. Pero aquellas personas que por lo que fuere estén disconformes con su cuerpo, seguramente se plantearán que quizás la operación de cirugía estética es el fin de todos sus complejos y, en menos de 1 día, tendrán que decidir si aprovechan el ofertón para operarse o no.

Parece que en algunos casos todo vale para vender un producto o servicio, incluso enfrentar a la razón para que se debata entre el súper ahorro, las verdaderas necesidades, el posible beneficio/riesgo futuro y las decisiones 100% impulsivas.

 


Y, aunque según los usuarios el aspecto que más les atrae de este tipo de compras es el precio rebajado que ofrecen, inconscientemente, lo que hace la que la oferta sea más atractiva es el hecho de que se acaba, que tiene un tiempo y unas unidades limitadas y que, si no somos rápidos en la decisión de compra, perdemos esa oportunidad.
 


Probablemente, si esas ofertas no tuvieran un tiempo finito, compararías precios, calidad, mirarías tallas, colores, buscarías información en foros, le preguntarías a tus amigos y familiares que opinión tienen al respecto, etc, y en el caso de que la oferta responda algo que realmente necesitas (ya sea física o emocionalmente), entonces realizarías la compra. Si lo meditas, seguramente no comprarás una operación de cirugía estética e intentarás aceptarte tal y como eres o buscar una solución alternativa y menos intrusiva, pero si tienes dudas, este tipo de ofertas pueden llevarte a tomar decisiones totalmente precipitadas.

 

Lo cierto es que algunas empresas como Groupon acumulan denuncias por hacer publicidad engañosa.



Según algunos expertos, en un supermercado, el 10% de las compras se hacen de manera impulsiva. En este tipo de Clubs de compras on-line, más del 90% de las compras son por impulso.

 

¿Es algo bueno?, ¿algo malo? No entraré en juicios de valor porque las compras suelen ir relacionadas a satisfacer un tipo de necesidades concretas, pero definitivamente y en mi opinión, los productos y servicios que se ofertan deberían estar regulados y garantizados.

 

¿Y, como será el futuro de los clubs de compras on line?



Marc Cortés, profesor de Marketing de ESADE, cree que en 2012 aun crecerán más las compras colectivas on line, sobretodo en el sector turístico: viajes, restaurantes, etc.

 

Personalmente, creo que el 2012 se viene con más segmentación, más personalización y más especialización de los clubs de compras colectivas y de sus clientes.

 



La realidad con la que nos encontramos es que los clubs de compras colectivas, desde sus inicios hace 2 años, han sido negocio on line que más ha crecido en la historia.

 

 

¿Tu también eres un habitual de los Clubs de compras colectivas? ¿Cómo han sido tus experiencias?

¿Te parece ético que vendan cualquier cosa incentivando la compra impulsiva?

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo