El poder de las 4R's

Comparte
Votos

Como ya mencionamos en el otro artículo “el marketing del futuro” el eco-marketing y la responsabilidad social empresarial, serán una de las herramientas de mercado más importantes para garantizar el sostenibilidad y perdurabilidad de una empresa en el tiempo. Pero ¿sabéis bien de qué se trata el eco-marketing? ¿Es viable?

 

El eco-marketing, es más que una tendencia que nos puede ayudar a reducir costes, mejorar nuestra imagen, ayudar al medio ambiente, etc. sino que a través de él podemos encontrar nuevas oportunidades de negocio.



Empresas como Apple, por ejemplo, desde hace años intenta reducir su huella ambiental.

Nike y Adidas, ya se han sumado a la moda ecológica con líneas de productos fabricados con materiales reciclados y 100% biodegradables: Grün de Adidas y Considered de Nike.
Pero el eco-marketing no está hecho solo para grandes empresas. Sino que cualquier pequeña empresa puede poner en práctica el eco-marekting y sus 3 fundamentos básicos: Reducir, Reciclar y Reutilizar.

Pese a que son aspectos muy genéricos, hay muchas maneras de ponerlos en práctica en una empresa y no tiene porqué significar un coste elevado para una empresa, sino todo lo contrario, nos puede ayudar a ahorrar dinero en el mediano-largo plazo.

 

 

Basadas en el eco-marketing, han salido nuevas oportunidades de negocio que algunos emprendedores han sabido utilizar:

 

  • Empresas como Actigreen se dedica a vender productos sostenibles
  • En “las páginas verdes” encontramos un listado de empresas de todas las ramas que ofrecen productos y servicios sustentables.
  • Incluso encontramos iniciativas de desfiles de eco-moda, con la New York Green Fashion Week

 

 


Pero, ¿Cómo se puede empezar a poner en práctica  el eco-marketing en una empresa?


Aquí os paso algunos consejos para hacer nuestra empresa un poco más respetuosa y ecológica:


Reducir:

      • Podemos reducir el impacto de nuestra empresa utilizando productos más duraderos y actualizables. Por ejemplo, en vez de utilizar lápices, podemos utilizar boli-lápices o bolígrafos recargables. Así, además de reducir el consumo de madera, ampliamos el ciclo de vida del producto. Un lápiz de nos dura 5 años, pero un boli-lápiz o un boli recargable si puede hacerlo.
      • También podemos utilizar aparatos multifunción: en vez de tener un escáner, una impresora, una fotocopiadora, podemos comprar una multifunción. De este modo además de ahorrar espacio, estamos reduciendo el consumo de plásticos, hierros y otros materiales.
      • Otra opción para reducir, es haciendo un buen uso y mantenimiento de la maquinaria y comprar máquinas que nos den la posibilidad de hacer reparaciones o de poder reciclarlas. ¡Nada de usar y tirar!
      • El consumo eficiente de la energía también es crucial para reducir gastos y a la vez reducir nuestro impacto. No es necesario que la calefacción de la oficina esté a 28 grados para que todos puedan ir en manga corta en pleno invierno. O el aire acondicionado a tope para que los que van con traje no se mueran de calor. Lo ideal es mantener una temperatura de 21ºC durante todo el año. Así además de tener una empresa más ecológica, reduciremos considerablemente nuestra factura del gas y de la luz.


Reutilizar:

      • Podemos reutilizar partes, componentes y materiales. Un ejemplo muy sencillo es reutilizar los papeles que imprimimos a 1 cara y utilizarlos para hacer bocetos, layouts, esquemas, apuntes, etc.
      • Obviamente también se puede aplicar a mayor escala, como en el caso de la marca Xerox, que recicla los materiales de sus impresoras para crear impresoras nuevas. O empresas de móviles que reciclan muchos de los componentes para crear nuevos modelos. Con imaginación y ganas podemos encontrar mil partes, componentes y materiales que podemos reutilizar.


Reciclar:

      • Si bien no es necesario que la empresa se dedique directamente al proceso de reciclaje, y por suerte, el reciclar basura ya está instaurado en nuestros hogares, también debemos ponerlo en práctica en la empresa.
      • Papeles, cartones, vidrios, plásticos, aceites, telas, fibras,… todo se puede reciclar. Además, algunos ayuntamientos ofrecen bonificaciones en los impuestos de aquellas empresas que reciclen sus productos.
      • También, se pueden utilizar materiales reciclados para la creación de nuestros productos: Ropa hecha de fibras recicladas, accesorios creados a partir de materiales reciclados, etc. ¡Hay un sin fin de posibilidades!

 

Responsabilidad:


Esta "R", pese a que no se suele tener en cuenta es la más importante ya que implica asumir una responsabilidad empresarial en todo aquello que involucra a nuestra empresa, ya sea interno o externo.

 

 



Como siempre, el límite del eco-marketing como modelo de negocio, de la reducción, reutilización, del reciclaje y de la responsabilidad lo pone nuestra imaginación y nuestras ganas de ser cada día un poco mejores.



¿Crees que está sub-valorado el eco-marketing?

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo