La publicidad subliminal no existe

Comparte
Votos

Mucho se ha hablado de la publicidad subliminal pero, realmente ¿qué es? ¿existe? Y si es así ¿funciona?

 

Según la RAE (Real Academia de la lengua Española) subliminal significa:

  • 1. adj. Psicol. Que está por debajo del umbral de la conciencia.
  • 2. adj. Psicol. Dicho de un estímulo: Que por su debilidad o brevedad no es percibido conscientemente, pero influye en la conducta.

 

Por lo que la publicidad subliminal vendría a ser aquella publicidad que no es percibida conscientemente pero que influye en nuestra conducta.

 

 

Oficialmente, se empezó a hablar de la publicidad subliminal cuando en la década de los 50 autores como Cousins y Packard  empezaron a hablar de ella y acusaron a algunos publicistas con pocos escrupulosos de intentar manipular nuestra psiquis utilizando anuncios subliminales.

 

 

A raíz de eso, James Vicary realizó un experimento: introdujo las frases “Eat Popcorn” (Come palomitas) y “Drink Coca-Cola” (Bebe Coca-Cola) entre los fotogramas de una película.

Según Vicary, los espectadores que vieron aquella película incrementaron el consumo de palomitas un 57,8% y el de Coca-Cola un 18,1%.

Sin embargo, posteriormente se demostró que los resultados de ese experimento estaban alterados por lo que el experimento quedaba invalidado.

 

 

En los 1970, Del Hawkins, realizó otro experimento con dos grupos. Para disuadirlas, se les dijo que el objetivo era identificar marcas de automóviles. Aunque, en realidad no era así. Ambos grupos vieron el mismo metraje, pero a uno de los grupos se les añadió un fotograma con palabras sin sentido durante 2,7 milisegundos. En cambio, al otro grupo, se le expuso durante 40 veces en 15 minutos que duraba el metraje a la palabra “Coke” (de Coca-Cola). La conclusion del estudio fue que la publicidad subliminal podia aumentar la sensación de sed. Sin embargo, en 1989 Del Hawkins volvió a repetir el estudio y anuló las conclusiones del estudio anterior, puesto que los resultados eran irrelevantes y no había diferencias entre grupos.

 

 

Años más tarde, en 1999, la Universidad de Harvard realizó otro estudio sobre la publicidad subliminal. Esta vez, la prueba fue con un video juego y dos grupos a estudiar. A uno de ellos les expusieron a palabras positivas y a otra a palabras negativas. El estudio concluyó que aquellos participantes que habían sido sometidos de manera subliminal a palabras positivas terminaron de manera más rápida los niveles del juego.

Sin embargo, este estudio tampoco podía concluir que la publicidad subliminal existiera y menos aun que funcionara.

 

 

Pero si no está demostrado que exista ni que funcione ¿por qué está prohibida por ley? Ahí se aplica el “más vale prevenir, que curar”

 

 

Pese a que, hasta la fecha, ningún estudio ha podido demostrar la existencia de la publicidad subliminal, varias encuestas han demostrado que el público en general cree fervientemente que existe y que es utilizada por los anunciantes y publicitarios.

 

 

Pese a eso, por internet circulan infinidad de vídeos y gráficas acusados de hacer publicidad subliminal. La supuesta temática subliminal más común es el sexo.

 

 

Por ejemplo, en este vídeo de helados al que diversas publicaciones, blogs y libros hacen referencia como ejemplo de publicidad subliminal, cualquier adulto puede ver claramente la silueta de una mujer esbelta. Entonces, si somos capaces de verlo de forma tan clara no es subliminal, sino un juego de asociaciones que tanto el anunciante como el publicitario han considerado oportuno realizar porque están anunciando un helado light.

 

Lo cierto es que no está demostrado que la publicidad subliminal exista. Y en el caso hipotético de que así fuera, jamás nos daríamos cuenta a simple vista, ya que si somos capaces de darnos cuenta, dejaría de ser subliminal y pasaría a ser una asociación consciente de conceptos.

 

 

¿Aun sigues creyendo que la publicidad subliminal existe?

 

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo