La estrategia del océano azul

Comparte
Votos

 

Te imaginas que tu empresa estuviera en un nuevo segmento de mercado, donde la competencia fuera irrelevante, donde crearas y captaras toda la demanda de productos/servicios, donde rompieras los esquemas de la relación calidad precio y pudieras utilizar la estrategia de diferenciación y a la vez ofrecer un precio bajo en relación a la alta calidad que ofreces…

Parece imposible, ¿verdad? Pues no lo es. Solo hay que encontrar un “océano azul”.



Pero, ¿qué es un océano azul?



Es una estrategia de negocios que se basa en estudiar el mercado, la industria y las necesidades, y a partir de ahí crear un nuevo hueco en el mercado hasta ahora inexistente, donde nosotros seamos los pioneros, por lo que no tendremos competencia y capturaremos a toda la demanda de productos/servicios que ofrezcamos.

Obviamente no es fácil y como ya he mencionado requiere un estudio intensivo previo y  debe implicar a todas las áreas de la empresa para encontrar el equilibrio entre la diferenciación de los productos y servicios y un precio bajo. Pero el resultado puede ser atronador: totalmente gratificante y exitoso.

 



Os pongo algunos ejemplos de empresas que han triunfado con la estrategia “Blue Ocean”:

Hasta la creación de la Wii, todas las video consolas eran iguales. Tan solo variaba la forma, el color, más o menos bits, pero la manera de jugar era la misma: un aparato, x mandos con x botones y una televisión.
La tendencia en la industria de los videojuegos era hacer juegos más reales, con personajes e historias más complejas, donde no podía jugar cualquier persona de cualquier edad. Debido a esta tendencia, las empresas invertían grandes periodos de tiempo y sumas de dinero astronómicas en crear este tipo de juegos.

Hasta que los creativos y directivos de Nintendo, descubrieron que el mundo de los videojuegos se podía crear un nuevo segmento de mercado, más apto para todos los públicos y menos costoso. Ahí apareció la Wii, una videoconsola que ofrecía juegos donde la calidad de la imagen y la complejidad del juego eran lo menos importante. En vez de invertir grandes sumas de dinero en seguir las tendencias de mercado, crearon una tendencia propia que pronto desbancó al resto: una videoconsola apta para todos los públicos, muy fácil de usar, ya que uno mismo era el mando de control, y donde primaba la diversión en familia o grupo de amigos.

Con esta nueva estrategia, además de reducir los costes que suponía la creación de videojuegos tan reales y elaborados, Nintendo volvió a posicionarse en lo alto de la industria de las videoconsolas y revolucionó el mercado.

 


Otro ejemplo lo encontramos en el Circ du Soleil: Antes de que existiera el Circ du Soleil, cuando pensabas en circo te venían 3 conceptos a la mente: animales domesticados, payasos y trapecistas. Los costes de mantener un circo, tal y como era hasta entonces eran elevados, ya que además de mantener al personal y a las instalaciones, habían de invertir elevadas sumas de dinero en mantener a los animales en buen estado, alimentarlos, garantizar su seguridad, etc.
Entonces fue cuando apareció el nuevo circo: El Circ du Soleil, que basaba su estrategia en un océano azul: reducir costes eliminando a los animales como parte del espectáculo. Añadiendo una historia lineal y continua entre todas las actuaciones. Aumentando la escenografía y la belleza estética del show. Mejorando la calidad de los artistas y del espectáculo,…
Definitivamente un nuevo concepto de circo, con una imagen muy cuidada, que rompía totalmente los esquemas de lo que tenía que ser un circo y que ha conseguido arrasar y captar toda la demanda de circo existente a nivel mundial.
Cuando el resto de circos luchan para conseguir espectadores, el Circ du Soleil llena su aforo en cualquiera de los espectáculos que hace en todo el mundo.

 



Pero, ¿cómo puede uno encontrar un océano azul?

 



Cómo ya he dicho antes, no es tarea fácil y requiere un buen estudio de mercado previo. Pero una vez se conoce el mercado y la industria es necesario preguntarse:

Otro elemento que nos puede ayudar a encontrar nuestro océano azul es estudiando a los no consumidores de un mercado concreto. De este modo, si conseguimos entender el porqué no forman parte de un mercado y cuáles son sus necesidades insatisfechas, nos será más fácil buscar un nuevo segmento de mercado que desarrollar.

 


En la estrategia del Océano Azul se tienen en cuenta estos 3 grupos de no consumidores:

 

  • los que están a punto de serlo y, por decirlo de alguna manera, les falta un empujoncito
  • los que consciente y voluntariamente deciden no formar parte del mercado porque están en contra de sus valores y prinpicios o simplemente porque no cumplen ninguna necesidad para ellos
  • los que han sido excluidos por el propio mercado, es decir, que las empresas de una industria en concreto no nunca los han tenido en cuenta como público por el motivo que sea.

 

Haciendo un buen análisis de la industria y de estos no consumidores podemos iniciar el rumbo hacia un océano azul.


Todos los mercados y todas las industrias tienen océanos azules. Es preciso buscarlos, encontrarlos y replantearnos nuestro modelo de negocio para poder nadar libremente por nuestro océano azul.

¿Conoces más casos de empresas exitosas gracias a sus estrategias “Blue Ocean”?

 

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo