Cómo realizar una auditoría de contenidos

Comparte
Votos

como-realizar-una-aduitoria-de-contenidos_Mesa de trabajo 1¿Alguna vez te ha pasado que por más que publiques contenido en tu blog y por más que actualices tu sitio web, no recibes los resultados esperados?

 

Y es que en ocasiones, por mucho que cumplas con tu calendario de contenidos y seas constante y periódico, recibes una repercusión muy baja sin saber dónde está el error y sin que tu contenido se viralice.

 

No sabes qué está fallando y llega el momento de localizar el problema que hace que tu estrategia de contenidos no funcione correctamente. En este preciso momento, es cuando entra en juego la auditoría de contenidos. 



Por eso, hoy te contamos qué es una auditoría de contenidos y qué pasos tienes que seguir para realizarla correctamente.



Cómo realizar una auditoría de contenidos

 

Primero vamos a definir qué es una auditoría de contenidos:

 

Una auditoría de contenidos es el proceso de analizar y evaluar sistemáticamente todo el contenido de tu web. 

 

El objetivo final de ésta es revelar las fortalezas y debilidades de tu estrategia de contenidos y adaptar tu plan de contenidos a tus objetivos actuales de marketing.

 

Ésta te permite observar la evolución y comprobar si están cumpliendo los objetivos deseados. 

La auditoría de contenidos también es muy eficaz para poder identificar cualquier brecha en tu contenido para ajustarlo  lo mejor posible a la audiencia.

 

Una correcta auditoría de contenidos te aporta los siguientes beneficios:

 

  • Ayuda a garantizar que tu contenido sea relevante, oportuno y útil para tu audiencia.
  • Facilita la identificación del contenido potencial prioritario para tu público objetivo.



 

 

¿Cuándo se debe hacer una auditoría de contenido?

 

Hay 3 momentos clave en la que necesitarás una auditoría de contenidos:

 

  • Métricas desfavorables: En el momento que las estadísticas (visitas, visualización, conversiones, rebotes…) no son las correctas, llega el momento clave para identificar los fallos y corregir los contenidos.
  • Nuevos productos o servicios en el nicho de negocio: Se debe realizar una auditoría de contenido cada vez que se ofrezca un nuevo producto o servicio. También cuando se sufren cambios importantes en el nicho de negocio. En estos casos es cuando es más importante aumentar el esfuerzo en  investigación de palabras clave y el SEO en la página.
  • Auditoría Regular: En estos casos, la auditoría de contenidos es vista como una tarea periódica más de la estrategia de contenidos de cualquier empresa. Así pues, debe ser planificada de manera regular las veces que sea necesaria, en función del estado de los contenidos. Aún así, es recomendable realizarla, mínimouna o dos veces al año.



Para realizar correctamente una auditoría de contenidos es necesario seguir los siguientes pasos:

  1. Define tus metas y métricas
  2. Haz un inventario de tu contenido
  3. Recopila y analiza los datos 
  4. Diseña un plan de acción 
  5. Adapta tu estrategia de Marketing de contenidos 

 

Pasos a seguir para realizar una auditoría de contenidos

 

Paso 1: Define tus metas y métricas

 

Los objetivos son el pilar que sustenta todo negocio, plan, estrategia, auditoría o cualquier proyecto. Sin tener unos objetivos y metas claros correctamente definidos, no se puede empezar a desarrollar ningún proyecto.

 

Plantéate los beneficios que quieres conseguir y los resultados que esperas obtener antes de empezar con la auditoría.

 



Una vez determinados los objetivos,  establece las métricas que utilizarás para medir el éxito de tu contenido.  Existen distintos tipos de métricas:

 

  • Métricas de comportamiento: Se centran en el rendimiento de los diferentes contenidos de tu sitio web. Destaca la tasa de rebote y el tiempo promedio que un usuario consume tu contenido.
  • Métricas de engagement: Te ayudan a controlar cómo reaccionan tus visitantes al contenido que publicas: comentarios, me gusta o retweets, según la red social que estés analizando….
  • Métricas SEO: Cubren los diferentes factores que los motores de búsqueda toman en consideración cuando clasifican tu contenido: palabras clave, optimización, enlaces entrantes y salientes… Revisar los títulos de las páginas, las palabras clave, los metadatos, los encabezados y las etiquetas de imagen son las acciones primordiales.

 

 

Paso 2: Haz un inventario de tu contenido

 

Este segundo paso consiste en recopilar todas las URL que quieres analizar. 

 

La forma más sencilla es a través de una herramienta de sitemap. A través de esta podrás visualizar todas las páginas y URL que figuran en tu sitio web y te será de gran ayuda para recopilar toda la información que necesitas en este segundo paso.

 

Este paso no solo te será útil para hacer una auditoría de contenidos, sino que además hace más fácil a los motores de búsqueda entender la estructura de tu web y encontrar todas las páginas que crees que son importantes. 




Una vez hecho este primer paso, tienes que catalogar tu contenido. Lo puedes hacer segmentando con las siguientes categorías:

 

  • Customer journey (reconocimiento, consideración, decisión)
  • Tipo de contenido que ofreces (Blog, landing page, descripciones de productos, guías o manuales)
  • Formato del contenido (Texto, vídeos, imágenes, CTA)
  • Palabras totales
  • Fecha de publicación 
  • Última modificación
  • Autor



 

Paso 3: Recopila y analiza los datos

 

Este es seguramente el paso más largo y tedioso. En este paso tienes que recopilar todos los datos disponibles según tus objetivos y métricas.

 

El objetivo principal de este paso es revisar cada parte del contenido y evaluarlo en función de su rendimiento.

 

En este punto es destacable realizar una comparación del contenido con el Buyer's Journey de tu audiencia.


 

Puedes realizar una Auditoría SEO de Contenidos para averiguar cómo posiciona tu web en Google con determinadas palabras clave. Así te será mucho más fácil determinar si el contenido de tu web está alineado con la estrategia de contenidos de tu empresa.

 

Además recuerda que es muy importante que alinees la estrategia de contenidos de tu empresa con el tipo de contenido que demanda tus clientes potenciales y buyer personas.

 

Para hacer coincidir tu contenido con  el cliente se pueden establecer ciertas pautas:

 

  • Divide cada Buyer's Journey en proyectos de contenidos individuales.
  • Identifica la pieza clave de contenido que pretende hacer avanzar al comprador hacia la deseada conversión.
  • Elimina cualquier tipo de contenido que no aporte valor hacia el objetivo deseado.
  • Determina en qué casos tu contenido no cumple con el ciclo de vida de Buyer's Journey correspondiente.

 

Por otro lado, intenta evaluar cada pieza de contenido acorde a tus objetivos y asigna uno de los siguientes estatus:

 

  1. Mantener: Si tu contenido funciona bien y todavía es relevante, probablemente no necesitas actualizarlo. Piensa en reutilizarlo como parte de tu contenido actual en tu estrategia de marketing de contenido.

    - Ejemplos: Contenido evergreen, historias de éxito, FAQs, información general sobre tu negocio.


  2. Actualizar: La auditoría de contenido puede ayudarte a encontrar páginas que no estén funcionando bien. Prueba a revisar este contenido y averiguar cómo puedes hacerlo más eficaz. También puedes encontrar algún contenido con información desactualizada que necesita ser revisada.

    - Ejemplos: Artículos importantes con información desactualizada, contenido con poco tráfico o una tasa de conversión baja.


  3. Eliminar: Si no eres capaz de mejorar una pieza de contenido o una actualización consume demasiados recursos, eliminarla de tu web puede ser una opción adecuada.


    Ejemplos:Contenido relacionado con eventos particulares o actividades, información sobre productos fuera de stock, contenido duplicado, campañas antiguas.

 

Consejos para tener tu contenido al día:

 

  • Reescribe o elimina artículos antiguos publicados hace más de 24 meses que hayan tenido pocas o ninguna visualización recientes.
  • Actualiza post antiguos que han recibido algo de tráfico reciente para mejorar sus posiciones.
  • Revisa rápidamente nuevas páginas que hayan sido vistas más de 150 veces en el último mes y piensa en cómo puedes mejorarlas.
  • Detecta contenido deficiente que requiera tu atención, como artículos de menos de 200 palabras.

 

 

Paso 4: Diseña un plan de acción

 

Después de evaluar tu contenido, necesitas elaborar un plan para mejorarlo. Tu plan de acción debería estar basado en tus objetivos y en las conclusiones que has obtenido del análisis.

 

Prioriza acciones

Prioriza tus acciones en función del esfuerzo que requieran. Un ejemplo para mejorar tus resultados SEO es:

 

  • Acciones como añadir enlaces a un artículo requieren muy poco trabajo, pero ofrecen muy buenos resultados;
  • Acciones como crear un ebook extenso, requieren mucho trabajo pero ofrecen muy pocos resultados.

 

 

Crea un plan de acción para cada página o URL.

Una vez hayas ordenado tu lista de prioridades, elabora un plan de acción para cada parte del contenido. Puedes empezar con las siguientes pautas:

 

  • Qué contenido puedo reutilizar
  • Qué contenido puedo reescribir
  • Qué contenido  puedo actualizar
  • Qué contenido debo re-estructurar
  • Qué CTA’s debo actualizar
  • ¿Puedo enriquecer el artículo con vídeo contenido?
  • ¿Puedo enriquecer el artículo con imágenes, ilustraciones, etc.?
  • Qué metadatos debo actualizar
  • Qué enlaces internos debo optimizar
  • A qué contenido antiguo debo hacer una redirección 301 

 

 

Paso 5: Adapta tu estrategia de Marketing de contenidos 

 

A la hora de realizar una auditoría de contenido en una web, es importante tener en cuenta tu estrategia de marketing a largo plazo.

 

Deberías revisar tu estrategia de marketing de contenidos al menos una vez al año, ya que lo que funciona hoy puede no funcionar mañana.

Y no olvides que los cambios de estación también implican cambios de hábitos y, por lo tanto, cambios en el consumo de contenidos. Por lo que deberás adaptar tu estrategia a la estacionalidad de tus productos y audiencia para asegurar el éxito de la misma.




 

Como has podido ver, realizar una auditoría de contenidos no es cosa de un día, sino que se requiere tiempo y esfuerzo. Aún así, si se realiza correctamente puede ser muy beneficioso para tu negocio.

 

Si necesitas ayuda para optimizar el contenido de tu web o para realizar una auditoría de contenidos o una auditoría de SEO, ¡no dudes en contactarnos!

 

Fuentes: Semrush, Idearium 3.0,  bloo.media

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo