8 propiedades que deben cumplir las fotos que subes a tu web

Comparte
Votos

8 propiedades que deben cumplir las imágenes que subes a tu webLas imágenes son uno de los factores claves para que una página web sea atractiva para los usuarios, pero además, utilizar imágenes apropiadas en nuestra página web nos aporta 6 beneficios clave:
 
  • Mejora la imagen general de la web
  • Mejora la comprensión del contenido
  • Ayuda a reforzar conceptos clave
  • Nos ayuda a persuadir a clientes potenciales
  • Fomenta el engagment de los usuarios de la web
  • Mejora el SEO de nuestra web
 
Teniendo en cuenta estos beneficios, merece la pena que le dediquemos el tiempo necesario para seleccionar y preparar las imágenes que utilizamos en nuestra web y así asegurarnos de que nos ayudan a conseguir clientes.
 
 
NO TODAS LAS IMÁGENES, FOTOS E ICONOS SON ADECUADAS PARA UNA PÁGINA WEB
 
 
En nuestra experiencia, cuando los clientes nos contratan para que le hagamos una web profesional y personalizada o para que le mejoremos la web que ya tienen, nos solemos encontrar que no cuentan con las imágenes adecuadas para dotar de profesionalidad su web.
En algunas ocasiones es debido a que, por desconocimiento o falta de asesoría, nunca se han planteado el valor y los beneficios que les aporta el uso de imágenes adecuadas en su web. Y en otras ocasiones, es debido a que no son consientes de que no todas las imágenes son adecuadas para una página web.
 
En ambos casos, parte de nuestra labor pasa por informar a nuestro cliente de la importancia del uso de determinadas imágenes con unas características muy concretas y ayudarle a crear, seleccionar y preparar las imágenes más adecuadas para su tipo de página web.
 
Por eso, esta semana hemos querido compartir con todos nuestros lectores, las propiedades básicas que deben cumplir las imágenes que subimos a nuestra web. 
 
 
4 + 4 PROPIEDADES QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA ANTES DE SUBIR IMÁGENES A NUESTRA PÁGINA WEB:
 
Primero debemos definir las partes más técnicas de las imágenes de nuestra web.
 

 

1. Definir las medidas adecuadas de la imagen:

 

Las medidas de las fotografías en formato digital se miden en píxels. Cada píxel es un cuadrado minúsculo que forma la imagen. Y todas las imágenes digitales están formadas por determinados pixeles de alto x determinados pixeles de ancho. Los píxeles nos dan el tamaño de la imagen. Eso implica que cuántos más pixeles tenga la imagen, más grande será.

 

No hay un standard determinado de pixeles que deban tener las imágenes de una web, ya que depende del tamaño con la que queremos que se vea la imagen en nuestra web. Sin embargo, rara es la vez que trabajamos con imágenes de más de 2.000 pixels de ancho. Por ejemplo, para un slider podemos utilizar una imagen de 1.900 px de ancho. Pero para otra imagen que no debe ir de lado a lado de la pantalla, probablemente no supere los 750 px de ancho.

 

Lo ideal es adaptar siempre las medidas de cada imagen en función del protagonismo que deban tener en nuestra página web.

 

 

2. Definir la resolución adecuada de la imagen:

 

La resolución de una imagen sería la “calidad de detalle” de la foto. La resolución de una imagen viene dada por la cantidad de pixeles en un tamaño determinado. Es decir, de la cantidad de pixeles que hay en unas medidas concretas.

 

Por ejemplo: Una fotografía de 10 x 10 cm compuesta por 1000 x 1000 píxels será mucho más nítida que una fotografía de 10 x 10 cm compuesta por 100 x 100. En términos de fotografía digital, solemos trabajar con resoluciones de 72 dpi (puntos por pulgada) y en impresión tradicional, a 300 dpi. Esta diferencia de dpi es debido a que a través de la pantalla del ordenador no solemos percibir la diferencia en cantidades mayores de dpi.

 

Sin embargo, si las imágenes que subimos a nuestra página web tienen más de 72 dpi, al tener más información, harán que nuestra página web vaya mucho más lenta y tarde más en cargar. Por lo que, es crucial que adaptemos la resolución de la imágenes de nuestra web para no perjudicar a la velocidad de carga y, en consecuencia al SEO de nuestra web.

 

Ejemplo resolución y pixels de una imagen

 

3. Definir el formato adecuado de la imagen:

 

Las imágenes pueden estar en diversos formatos: JPG, PNG, GIF, TIFF, EPS, SVG, etc. Cada formato tienes sus características específicas por lo que dependiendo de las necesidades de cada web utilizaremos uno u otro formato. Los formatos más conocidos son y utilizados son JPG y PNG ya que son relativamente ligeros y tienen unos estándares de calidad muy aceptables. Las imágenes en JPG comprimen la información y pierden parte de ella por el camino. Pero a su vez, son ligeras, por lo que es muy habitual que trabajemos las imágenes web con este formato concreto. Eso si, no es un formato adecuado para ilustraciones, dibujos ni textos.

 

Por otro lado, las imágenes en PNG son más pesadas que las imágenes en JPG. Sin embargo, mantienen mejor la calidad de la imagen y además, nos permiten crear transparencias. Por otro lado, y siempre dependiendo de las necesidades de cada cliente, podemos utilizar también el formato SVG. Este formato además de estar muy de moda, es ideal para ilustraciones y como permiten utilizar hojas de estilo CSS y Scripts, dan muchísimo juego para el uso en internet, tanto para el uso de iconos como para crear mini-animaciones.

 

Al haber tantos formatos, es muy importante saber elegir y preparar el más adecuado para las necesidades concretas de cada cliente.

 

 

4. Definir el modelo de colores adecuados para la imagen:

 

El modelo de colores de una imagen determina cómo se creará el color de esa imagen. Hay diversos modelos de colores: RGB, CMYK, LAB, mapa de bits, escala de grises, etc. Aunque en el mundo web donde todo pasa por una pantalla, el modelo de color con el que trabajamos es el RGB (Red, Green and Blue).

 

Sin embargo, es habitual encontrarse fotos e imágenes en otros formatos que generan conflictos cuando se suben a la internet. De hecho, es habitual ver imágenes con los colores cambiados, sobresaturados, etc. Y en muchas ocasiones esto es debido a que no se ha adaptado el modelo de color de la imagen a las necesidades web.

 

Por eso, cuando trabajamos las imágenes que subiremos a la webs de nuestros clientes, siempre las trabajamos en RGB. En cambio, cuando creamos un logotipo para un cliente, siempre le entregamos los documentos finales en diversos modelos de color para que pueda utilizar el logotipo que más se adecúe al tipo de medio que va a utilizar (pantalla, impreso, etc.)

 
 
Por otro lado, deberemos tener en cuenta los aspectos de las imágenes de nuestra web que están más relacionados con el branding y la imagen de nuestra marca.
Por eso, antes de subir cualquier fotografía, imagen o icono a nuestra web, debemos tener en cuenta 4 factores fundamentales:
 
 

5. Branding de la imagen:

 

Todo lo que subimos a nuestra web ayuda a crear una determinada imagen de marca y por lo tanto refuerza el branding. Y las fotos son cruciales para reforzar nuestra imagen de marca y el posicionamiento de nuestra marca en la mente de nuestro público potencial.

 

Por eso, antes de subir una fotografía, imagen, montaje, etc. a nuestra web es muy importante que nos aseguramos que se alinea con la imagen que quereos que transmita nuestra marca.

 

Ejemplo de composición de la imagen de un producto6. Composición de la imagen:

 

La composición de una foto marca la diferencia entre una foto que ayuda a vender y una que no. Por eso debemos tener en cuenta aspectos relacionado con la iluminación, el orden, la simetría, etc.

 

En el artículo "Cómo hacer fotos que ayuden a vender mis productos" encontrarás 17 consejos para realizar fotografías que te ayuden a vender tus productos y servicios.

 

7. Creatividad de la imagen:

 

Una imagen vale más que mil palabras, y si, además, conseguimos que esa imagen sea capaz de reforzar los mensajes que queremos transmitir de una forma única y original, no solo conseguiremos aumentar nuestras ventas y nuestra imagen de marca, sino que además, conseguiremos enamorar a nuestro público objetivo y diferenciarnos de la competencia.

 

8. Credibilidad de la imagen:

 

Es muy importante que las imágenes de nuestra web sean creíbles, ya que no hay nada peor para una marca que vender un producto en una web con una imagen determinada y que cuando el cliente reciba el producto esta imagen no tenga nada que ver con la que le presentábamos en nuestra web.

 

Por eso, debemos asegurarnos de que todas las imágenes de nuestra web representan fielmente nuestros productos y servicios. Solo de este modo, conseguiremos superar las expectativas de nuestros clientes y fidelizarlos.

 
 
¿Las fotografías de tu web cumplen con estos 8 requisitos? ¿Necesitas asesoría de imagen para tu web? Si es así no dudes en escribirnos. 
Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo