5 cambios de hábitos del consumidor que afectan a las marcas

Comparte
Votos
cambios en el consumidor
 
 
Pero el otro día asistimos a una ponencia de Google sobre Google Analytics en la que, además de hablar sobre la herramienta, también se habló de temas relacionados con los cambios en los hábitos de los consumidores que nos parecieron de lo más interesantes para compartir con todos vosotros.
 
Y es que conocer al consumidor es crucial para desarrollar una estrategia de marketing digital exitosa. Por lo que merece la pena prestar especial atención a aquellos cambios en los hábitos de consumo ya que te ayudarán a focalizar tu estrategia de marketing digital.
 
Por eso, en este artículo os hemos recopilado los 5 grandes cambios que han experimentado los usuarios en los últimos años. Y cuando hablamos de los últimos años, no nos referimos a hace 20 o 40 años, que también. Sino al cambio que han sufrido los consumidores en los últimos 5 - 10 años donde el acceso a la tecnología y a internet ha penetrando a varias generaciones (Ahora hasta nuestra abuela Googlea)
 

5 CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO EN EL CONSUMIDOR Y CÓMO AFECTA A SU RELACIÓN CON LAS MARCAS

 

cambios en el consumidor

 

1. Hiperconexión:

 

Antes: Internet estaba en la vida de todos los consumidores, pero se utilizaba puntualmente, en casa o en el trabajo.

Ahora: El usuario vive conectado. Internet está totalmente integrado en el día a día y damos por supuesto que allá donde vayamos tendremos conexión a internet, ya sea con Wifi, 4G, 3G…

 

2. Información:

 

Antes: El consumidor estaba desinformado. Y utilizaba los libros de texto, la televisión, el periódico, e internet puntualmente para informarse de temas concretos que podían o no ser de su interés. Para las marcas era fácil generar discursos que llamaran la atención del usuario con información novedosa.

Ahora: El consumidor está informado constantemente y accede constantemente a todo tipo de información: desde el tiempo que hace, quién ha ganado el partido, hasta como se produce un producto o cuál es el más recomendable para determinados problemas. Esto hace que para las marcas sea difícil sorprender al usuario con información que realmente le llame la atención.

 

3. Inmediatez:

 

Antes: El consumidor esperaba para consumir productos e información. El consumidor estaba acostumbrado a consumidor únicamente en determinados horarios y daba por supuesto que fuera de estos horarios establecidos no podía obtener ni información ni productos y que debía esperar. Las marcas no necesitaban estar presentes en el momento que el usuario buscaba satisfacer unas necesidades puesto que el usuario estaba acostumbrado a esperar.

Ahora: Quiere la información instantánea: El consumidor es impaciente y quiere acceder a la información y a productos ahora (y no necesariamente es en horario comercial): ver una serie ya, comprar un producto ya, reservar un restaurante ya,… por lo que es crucial que la marca esté en el lugar y en el momento que el usuario la busca. 

 

4. Expectativas:

 

Antes: El consumidor no esperaba nada de las marcas más allá de que cumplieran su promesa de marca. Pero el usuario no esperaba una solución concreta de las marcas, por lo que si la obtenía quedaba cautivado de la marca de por vida.

Ahora: Los consumidores tienen expectativas altas de las marcas y las empresas y piensan que todas las empresas tendrán la solución disponible 24h, 365 días al año. Por lo que si tu empresa no cumple con esas expectativas 24/7/365 es fácil que decepcione al consumidor y esto haga que éste decida comprar a otra marca (y que hable mal de tu empresa)

 

5. Asistencia:

 

Antes: El consumidor entraba a una tienda, veía el producto que le gustaba y lo compraba. Las ventas no necesitaban asistencia. Una sola visita era suficiente para realizar una venta.

Después: El consumidor necesita asistencia para la compra. Es decir, el usuario compara con otras marcas y empresas desde diferentes dispositivos y durante varios días antes de realizar la compra, por lo que el customer Journey es más largo y complejo. Y para realizar una conversión, es decir, que el usuario termine comprando,  es necesario impactarle en repetidas ocasiones, por diferentes medios y con diferente tipo de contenido.

 
Como puedes ver, gracias a la democratización del móvil y de la tarifa plana, casi sin darnos cuenta, han cambiado por completo los hábitos de consumo de los usuarios. Esto hace que las marcas tengamos que ser proactivas y adelantarnos a estos nuevos hábitos para seducir a los consumidores que son cada vez más exigentes.
Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo